Flotando mientras barres

Dolor en los pies, tensión y dolor de espalda; muchos/as limpiadores/as sufren de estas dolencias.

Las causas principales son las largas jornadas de trabajo de pie, el levantamiento de objetos pesados y la tensión unilateral del cuerpo.

El calzado kybun aporta bienestar al lugar de trabajo. La suela walk-on-air del kybun proporciona una amortiguación óptima y alivia notablemente el cuerpo. De este modo, el trabajo se puede realizar flotando sobre el suave y elástico colchón de aire.

Beneficios y efectos:

  • Puede ser una medida efectiva contra el dolor de espalda
  • Reduce la fatiga
  • Trabajo más eficiente gracias a una combinación de movimiento y esfuerzo mental
  • Relaja y "suelta" los músculos
  • Mejora la postura
  • Mejora la forma física general sin pérdida de tiempo
  • Es divertido

Información sobre nuestros productos

Por favor, selecciona uno de nuestros productos para obtener consejos y respuestas sobre la calidad del mismo.

kybun Schuh
Calzado kybun 
kybun Matte
Colchonetas kybun 

No existen noticias en esta lista.

Testimonios de clientes

Heidi Stäger, Propietaria de una empresa de limpieza en Gais, Suiza

Heidi Stäger, Propietaria de una empresa de limpieza en Gais, Suiza

No me lo pongo en momentos en los que se puedan romper. Si tengo que hacer alguna cosa que tenga que ver con la aspersión de agua o si hay un clima demasiado húmedo afuera. No quiero romperlo. Pero por lo demás, lo uso donde y cuando puedo. Y es simplemente genial.

Barbara Boh, Hotel Scesaplana en Seewis, Suiza

Barbara Boh, Hotel Scesaplana en Seewis, Suiza

Es como volar. Se siente como si uno se deslizara y estás más alto que con los zapatos convencionales. En los zapatos tradicionales se tiene la sensación de que cuesta más andar y ponerse de pie. Con este calzado es como si se paseara de una manera ondulante y aireada. Es indescriptible.

Heidi Stäger, Propietaria de una empresa de limpieza en Gais, Suiza

Heidi Stäger, Propietaria de una empresa de limpieza en Gais, Suiza

Debido a que los pies tienen que moverse mucho más, los callos de alguna manera desaparecen. No tengo grietas en invierno. Siempre tuve grietas muy profundas en el talón y, en realidad, en todo el pie. Ya no tengo nada de eso. Todavía tengo que ponerles un poco de crema porque todavía están un poco secos, pero no están tan tan mal como antes.