Un paseo con kybun – una bendición para tus pies y tu perro

Aire fresco, ejercicio, al calor del sol o simplemente un "cambio de aires" - ¡Un paseo con o sin perro con tus kybun es el doble de divertido!

Ya sea para largas caminatas o para pasear con el perro: el calzado kybun proporciona la superficie perfecta para tus pies. kybun entrena los músculos y fortalece las articulaciones para que el cuerpo se recupere de forma óptima del estrés diario.

Beneficios y efectos:

  • Relaja y suelta los músculos
  • Mejora la postura
  • Puede ser una medida efectiva contra el dolor de espalda
  • Reduce el cansancio
  • Trabajo más eficiente gracias a una combinación de movimiento y esfuerzo mental
  • Aumenta la creatividad y la capacidad de aprendizaje
  • Mejora la forma física general sin pérdida de tiempo
  • Es divertido

Historias de clientes

Jiří Šedivý, M.D., Jefe del Departamento de Ortopedia, Hospital de Jihlava, República Checa

El calzado kybun combina idealmente tres factores importantes de una marcha sana y cómoda en el calzado: la elasticidad de cada paso, la comodidad (gracias a la forma perfecta y la amplitud del calzado) y un entrenamiento y movimiento sencillos de las extremidades inferiores a través de una marcha regular, gracias al principio del pie inestable. Todos los músculos de las extremidades inferiores y el tronco se fortalecen automáticamente. La inclusión de todos los músculos durante la marcha regular también conduce a un aumento significativo del rendimiento de la "bomba muscular", que tiene un efecto positivo en el sistema venoso y linfático de las extremidades inferiores. Andar con este calzado alivia el dolor crónico de espalda y articulaciones, tiene un efecto positivo en los tendones y ligamentos sobrecargados y, no menos importante, puede reducir la tensión y la presión en las pantorrillas. El uso principal del calzado kybun para mí es caminar sobre suelo duro: ir a trabajar, pasear por la ciudad, turismo, excursiones, etc... Pero también usted se beneficiará en terrenos más suaves. Póngase el calzado kybun y sus pies se lo agradecerán. Además, son sencillamente cómodos...

Juhani Turunen de Finlandia

Después de 18 maratones y varias medias maratones, recientemente tuve que parar debido al dolor en la parte baja de mi espalda y piernas. El diagnóstico médico fue estenosis espinal. Pero nunca dejé de moverme. Gracias a la combinación de zapatillas kybun y Pilates puedo dar largos paseos y caminatas en la hermosa naturaleza finlandesa.

Kathrin Müller-Hänny de Lenzburg, Suiza

El descubrimiento de los zapatos kybun me cambió la vida. Desde que nací vivo con un pie plano. Debido a que obviamente no había zapatos adecuados para mí, mis padres pagaron mucho dinero por zapatos a medida. No tengo buenos recuerdos de ello. Durante la escuela primaria mi madre viajaba conmigo dos veces al año a una tienda especializada en Zurich. Recuerdo las duras horas en la tienda "cansada", a la paciente vendedora con varios zapatos, y con un éxito moderado. Los paseos familiares, los viajes escolares y las vacaciones de esquí fueron en su mayor parte una tortura. En mayo de 2014 descubrí los zapatos kybun, ¡la experiencia del año! Desde entonces puedo andar  durante horas sin dolor. Ando por terrenos duros, p. ej. cuando voy de compras a la ciudad: ¡Ya no me canso y no me duelen los pies!  En el pasado, casi todos los pasos me daban un golpe en la cadera (que ya no estaba muy sana); hoy mis caderas y espalda están en buena forma. En casa, donde tengo suelos cerámicos, estoy contenta con las sandalias kybun. Acompaño a mis nietos durante horas por el Technorama o el zoológico, hago colas o paso mucho tiempo de pie en la cocina, estoy de pie y ¡soy feliz! Es un placer andar erguida y sin dolor.