Flotando por el aire en exposiciones, museos y paseos por la ciudad

Con el calzado kybun podrás disfrutar plenamente de tu tiempo libre, sin dolor al estar de pie o andando durante mucho tiempo.

Andar y estar de pie sobre la suela suave y elástica del calzado kybun no sólo es divertido, sino que también relaja la espalda, entrena los músculos y protege las articulaciones. Como si visitaras exposiciones, museos y dieras paseos por la ciudad sobre esos suelos blandos de musgo que tienen los bosques.

Beneficios y ventajas:

  • Relaja y destensa la musculatura
  • Mejora la postura
  • Puede ser una forma eficaz de aliviar el dolor de espalda
  • Reduce la fatiga
  • Mayor eficiencia en el trabajo gracias a la combinación de movimiento y esfuerzo mental
  • Aumenta la creatividad y la capacidad de aprendizaje
  • Mejora la forma física general sin pérdida de tiempo
  • Es divertido

Información sobre nuestros productos

Por favor, selecciona uno de nuestros productos para obtener consejos y respuestas sobre la calidad del mismo.

kybun Schuh
Calzado kybun 
kybun Matte
Colchonetas kybun 

kybun será el mejor compañero de viaje en tu próxima escapada por la ciudad.

kybun Gallus Tour
Disfruta de la experiencia de flotar con el calzado kybun

Opiniones / Testimonios de clientes

Kathrin Müller-Hänny de Lenzburg, Suiza

El descubrimiento de los zapatos kybun me cambió la vida. Desde que nací vivo con un pie plano. Debido a que obviamente no había zapatos adecuados para mí, mis padres pagaron mucho dinero por zapatos a medida. No tengo buenos recuerdos de ello. Durante la escuela primaria mi madre viajaba conmigo dos veces al año a una tienda especializada en Zurich. Recuerdo las duras horas en la tienda "cansada", a la paciente vendedora con varios zapatos, y con un éxito moderado. Los paseos familiares, los viajes escolares y las vacaciones de esquí fueron en su mayor parte una tortura. En mayo de 2014 descubrí los zapatos kybun, ¡la experiencia del año! Desde entonces puedo andar  durante horas sin dolor. Ando por terrenos duros, p. ej. cuando voy de compras a la ciudad: ¡Ya no me canso y no me duelen los pies!  En el pasado, casi todos los pasos me daban un golpe en la cadera (que ya no estaba muy sana); hoy mis caderas y espalda están en buena forma. En casa, donde tengo suelos cerámicos, estoy contenta con las sandalias kybun. Acompaño a mis nietos durante horas por el Technorama o el zoológico, hago colas o paso mucho tiempo de pie en la cocina, estoy de pie y ¡soy feliz! Es un placer andar erguida y sin dolor.